5.28.2005

Insanías III



Miren el cielo. Quedarse ciego es un placer que imita la ignorancia. Si el azul atrapa su pensamiento, si la imaginación es dulce, si la vida les alcanza, dibujen corazones en las nubes. Al cerrar los ojos, toquen con sonrisas ese sueño, despréndanlo de las manos de la vida. Si sus dedos aún existen, acaricien la infinita comprensión que se envuelve entre sus párpados, oigan las voces que entre sedas les cantan mil canciones. Cuando el aroma de su aliento se escape entre tristezas, y cuando su alma alcance las estrellas, sólo sigan las estelas de sus sueños, vivan entre ellas, tras sus ojos, y cuando un día vuelvan a existir, sabrán lo dulce que es la vida, como dulces son los sueños, y como dulce es el morir.


1 comentario:

Kat dijo...

antagonismos...