7.25.2005

Insanías V



Poco después de despertar, poco después de desayunar, sentí el deseo de congraciarme con el Sol. Ya afuera, en el patio, fui testigo de la terrible travesía de un pulgón verde a través de 5 metros de suelo, cruzando en su camino una autopista de hormigas.

A lo largo de 30 minutos contemplé su caminar. Entre eternidad y eternidad el pulgón movía pata a pata su redondo y verde cuerpo, sorteando invicto todo ese tráfico, y yo, nervioso, pensaba que si alguna de las muchas hormigas se topaba con ella, la iba a llevar como postre; sin embargo, en esos 30 min. ninguna de las cientos de hormigas que pasaban se la encontró. El bicho se movía y se detenía cada cierto trecho. A veces soplaba el viento y él se aferraba estoicamente al piso, intentando llegar a su misterioso destino. El Sol me quemaba las manos, pero aquel ser me estaba poniendo los pelos de punta con su pausado avanzar. ¿Es tan escasa la probabilidad de que, en un área de 1 m2, 400 hormigas o más no se choquen con un pulgón verde que transita por ahí a paso de tortuga?. Pensé que aquello era extraordinario, pero casi al salir de ese río de puntitos cafés, uno de ellos hizo una trayectoria directa hacia el consecuente pulgón. ¡Qué horror!, ¡Hey, tú, corre, corre por tu vida!. Las antenas del insectillo tocaron las patas de mi amigo verde, le puso una pata en la cabeza y luego, con el desprecio más tranquilizador que vi en estos días, siguió su camino de largo y no le prestó más atención. El rastro de feromonas dejada por la hormiga fue seguida por algunas otras, pero le hicieron igual caso a aquel lento caminante. Ninguna le arrancó alguna de sus seis extremidades ni se la llevó en peso ni nada parecido. ¿No me había enterado que las hormigas comunes no comen pulgones verdes?. Era una posibilidad. Mi preocupación y ansiedad resultaron absurdas. Quizá él sabía lo que hacía y yo era un estúpido que creía que aquello era el fin de su mundo, por muy poco complejo que sea. Un error de percepción me había sumido en una gran angustia.


El aire se había llenado de una tibia paz que hizo que me detuviera a observar las nubes. Grandes cuerpos que semejaban dioses capaces de convertirse en cualquier cosa y tomar las formas más incongruentes. Ninguno de los dioses detuvo su camino. Tal vez yo era muy pequeño para que me vieran... tal vez.


Oí la voz de mi madre hablándome. Algo me decía y yo no entendía. Se acercó y, ya llegando a mi lugar, su pie izquierdo reposó por medio segundo sobre el suelo, esperando de seguro a que el otro pie haga lo suyo. En un instante, espacio y tiempo conjugaron una fórmula letal. Ya el pulgón verde, alejado de todos esos pequeños seres que le habían permitido vivir, era ahora sólo una insignificante mancha repartida entre el piso y la suela de un zapato. Centímetros más allá yacían también otras manchas más oscuras, de 5 ó 10 hormigas sucumbidas ante el mismo desastre.


Pensé que era mejor que todo siga su curso y que cada uno debía arreglárselas como le haya enseñado la experiencia. Más hormigas siguieron, y más pulgones también. Así era como sucedía, el fin del mundo estaba a la vuelta de la esquina y todo lo demás seguía como es necesario que siga. Me dí cuenta que había sido testigo de una calamidad de la que muy pocos se hubieran enterado, pero esos insectos no murieron en vano. Ahora yo estaba quieto y ya no era necesario estar ahí, tenía que hacer otras cosas y dejar atrás los muertos. Ellos no se detuvieron y era de suponerse que yo prentendía ser más listo. Ya llegaría el día en que yo también seré aplastado, e imagino que aquel gigantesco pie seguiría también su camino, después de todo, mi madre tampoco se detuvo.


Erick E. Estrada Q. (PoetaMuerto)

12:48 a.m. 25/07/2005

3 comentarios:

soberbianaif dijo...

no te había leído, y ahora que lo hago, me siento honrada de que leas mis divagaciones...por ahora prefiero decir muerte que morir, aún disfruto este dolor constante que significa seguir estando...tal vez en algún momento deje de disfrutar y me decida a probar otros dolores....

Canalla dijo...

Insanías....veamos...últimamente todo el mundo se preocupa por las insanías, ya sabes, de las tragedias personales del ser y el aferrarse fervorosamente hacia el hecho de lo fatídicamente mortal...para agregar mas detalles al contexto, las poses de los que somos partidarios del suicidio y escupimos sentimentalismos ilógicos para el resto, pero con aires de persona absorta a este mundo tan absurdo, Ahhh!! pero otros se comportan de forma muy seria, muy de señores caballerescos que le sacan el jugo a la "esencia" de la vida y bla bla bla, como lo que se proclama en el libro del "debe ser" para un mundo feliz..(al menos el propio, bien egoístas los cabrones y lo gracioso es que se aterran cuando les sugieres esa palabra..."egoísmo")en fin, acá nos encontramos los torcidos de la cruzada quijotesca...y sobramos en el mundo y a la larga nunca sabemos nada...y es la misma hinchazón de cabeza del "estoy o existo, existo o estoy" y los dolores y las miserias y todas aquellas vainas que nos descomputan como lo que realmente es según el libro de la "naturaleza humana", o la filosofía puramente aceptable por los que tienen un cerebro prominente o un corazón muy perceptivo...y cosas así...cosas de contexto..y al final todo es una balada interminable de prosas puramente descabelladas...bonitas hasta cierto punto pero por sobretodo descabelladas, no tienen sentido mas que el propio y con palabras ajenas a nosotros, pertenecientes al diccionario de la real academia española, con frases ya dichas hace cientos de años por otro llorón insufrible que no soportaba el peso del mundo o el peso de si mismo, con sentimentalismos multicolores y situaciones insólitas, dignas de ser mencionadas ante el choque de raciocinio por el universo entero!! (ajajajaja, por ejemplo, en mi caso, hace unos días mencione a lucifer y un perro extraño me persiguió unas 6 cuadras…me pregunto si es posible que halla escuchado mis plegarias sobre la venta de mi alma)..pero al fin y al cabo esta situación carnavalesca no terminan, yo sigo escribiendo mis diarreas y los intelectuales me acusan de ignorante ( como si alguna vez yo lo hubiera negado…lo mas curioso es que mas ignorantes son todos ellos ante mi situación…banal, si, frívola, también, pero dolorosa y con aires de melodrama, digna de ser escupida ante la incomprensión del mundo) y bueno el resto del mundo sigue en sus metáforas hedonistas, oscuras, profundistas, poéticas y hasta partidarias de la razón pura como fuente de vida…(yo ya ni me reconozco, soy el bobo elefante sobre la pelota o el mono danzarín?) c’ est la vie!! (para aumentarle mas gracia al respecto, la gente me cachetea cada vez que menciono lo carnavalesco, pero yo lo veo así y al demonio con el resto)…y estas cosas…estas cosas me hacen decir…”demonios..yo no quiero entrar en aquello términos” pero uno termina aceptándolo con carcajadas de ironía por eso de ser un imbecil…..y en fin..esto no tiene nada que ver con nada….hoy simplemente después de escribir mi balada miserable me sentí muy cómica para decírselo a usted, después de leer su comentario (es gracioso que a uno le admiren sus diarreas) y eso es todo (al estilo Porky)… y no diré más y probablemente no vuelva a pronunciarle algo mas, usted sabe que a la larga uno siempre cae en lo mismo, con diferentes monosílabos pero en lo mismo…adio!!!

Wilhemina Queen dijo...

Querido Erick,
esta serie de #INSANIAS# es realmente una maravilla.
Te felicito!
un abrazo de oso!

Vero