12.11.2005

Y el mar sangró en la orilla



Y el mar sangró en la orilla

a pesar de la brisa que criaste con ternura.

La arena ennegrecida no supo más de tí,

olvidó tus huellas y tus manos

tras olas frías desprendidas del ayer.


Y los barcos que mendigaban sus destinos

desprendieron de sus cuerpos frágiles maderos

que duermen en el fondo de un abismo

esperando flotar con fe perdida

y ver el rojo ocaso de algún cielo.


Caracolas silenciosas a mis pies,

eternas e infinitas,

guardan las palabras de su miedo.



El mar sigue sangrando

y hasta el sol que vive en su reflejo

agoniza.




Erick Strada

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Paula, lastimosamente no tengo un blog, por motivos p.
Yo siempre he dicho q este tipo de cosas (en sì, las frases q utilizas erik) son bastante especìficas a pesar de q no haya nombre para la gente q las inspira, no lo haya para el resto.
2 besos

Canalla dijo...

Caramba señor poeta!, usted acaricia la melancolía y yo le doy de patadones

galgata dijo...

Qué linda poesía!!!!! En especial esa parte de los barcos que mendigan su destino...

aldamont dijo...

Ya no soy màs anònima. Agrega cosas pronto q si bien no s epueden extrañar... hacen falta nada màs!
2 besotes

Daniel dijo...

Muy bueno los suyo Señor. Prometo volver para seguirle leyendo. Un abrazo cordial.

Anónimo dijo...

Poeta, toda tu obra me parece extraordinaria, vivo tus poemas, los disfruto, pero siempre hay alguna letra que le deja a uno marca, este es uno de mis preferidos...por ahora.
Yazmín Faiz.
Venezuela.