3.15.2006

Poema sin título



Así morirá mi boca,

de cansada alguna noche,

embriagada de quietud,

seca y vana, sin palabras,

aún abierta y esperando

revivir en una frase

que recuerde cuán fatal

es vivir en una piel

que se enfría y que envejece

cuando mata al que la toca.




Así morirá mi boca,

descansando en la sonrisa

que alejó el amanecer.

Se irá el color de mis labios

a pintar los nuevos sueños

que reemplacen los pasados,

para sentir en mi lengua

una dulce fantasía,

encontrándole a la nada

un poquito de sabor.


Así morirá mi boca,

sin decirles nada más,

consumida por los gritos

que encendieron mi escribir

cuando caí junto al cielo,

cuando supe que decir

(sólo a veces, sólo a veces...).



Erick Strada

3.03.2006

Madrugada



Ancho abismo separa luces muertas

con nombres arrancados a mil almas,

esperando que el día abra sus puertas

trayendo la rutina entre sus palmas.




Las palabras ausentes hacen eco

mientras la luna piensa en retirarse

a rumiar en un triste recoveco

insomnios fermentados y embriagarse.




Y el sol apareció casi a traición

llenando de bostezos otro día

que alarga este camino hacia la nada.




La noche le dio paso a otra canción

enmascarada en notas de alegría

a destruir la serena madrugada.






Erick Strada