3.03.2006

Madrugada



Ancho abismo separa luces muertas

con nombres arrancados a mil almas,

esperando que el día abra sus puertas

trayendo la rutina entre sus palmas.




Las palabras ausentes hacen eco

mientras la luna piensa en retirarse

a rumiar en un triste recoveco

insomnios fermentados y embriagarse.




Y el sol apareció casi a traición

llenando de bostezos otro día

que alarga este camino hacia la nada.




La noche le dio paso a otra canción

enmascarada en notas de alegría

a destruir la serena madrugada.






Erick Strada

2 comentarios:

MAXIMON dijo...

muy bnito poesía, saludos.

Wilhemina Queen dijo...

Esperando que el día abra sus puertas, las almas se agolpan con sus mochilas de rutina y aburrimientos, acaso las palabras que se ausentan borran la sonrisa de sus caras y el sol, aparecido en el oeste, traiciona las verdades absolutas.
La noche acompaña los sonidos del silencios que una canción se llevó consigo....

Hermoso Erick!
Felicitaciones!