4.16.2006

Tiempo



Devuelve, tiempo,

la herida virgen que era gloria

antes de romper con las entrañas

nuestras bocas y el rencor.




Devuelve los marchitos mediodías,

las alas de sol para jugar de nuevo

entre el mar desierto y la blanca noche.




Recuerda esas miradas sobre el universo,

perdidas en el filo de tu sueño,

recuerda el musgo amenazante

vencido en nuestros pies.




Devuelve, tiempo,

esa inútil melodía

que apagaste en el silencio.






Erick Strada

3 comentarios:

Elisabet Cincotta dijo...

Erick, el tiempo que guarda para sí aquello que quisiésemos para nosotros.
Excelente
Elisabet

Anónimo dijo...

Absolutamente bella esta poesía.


"Devuelve, tiempo,
esa inútil melodía
que apagaste en el silencio."

Por desgracia el tiempo no puede devolvernos esas cosas.

Quedo impresionado por tu forma de escribir y es un placer haber pasado por aquí. Vendré más veces.


A. Ángel Judas S.

Chare dijo...

M recuerdas tanto a mi.. a veces, en algunos escritos...

Tiempo... Ains...

Un beso.