12.31.2006

ETC



De inmediato tronó los huesos de su cuello en un grotesco movimiento. Esa voz estúpida empezaba a desnudarse y él acompañaba la escena moviendo sus dedos como las patas de un escarabajo. Subía desde el suelo un reflejo nocturno en la sangre. Delante, aquella concavidad lasciva rompió su rostro; escaparon todos los gestos...

- ¿Dirá algo?
- No es el tiempo.



Erick Strada

1 comentario:

Chare dijo...

No es el tiempo...

Ni son las palabras...

Es la voluntad de algunos hombres y la perdurabilidad de sus sentimientos.

Un tico Erick.