3.15.2007

#17

Escondió su tacto
bajo el vestido de seda
pero mis ojos aprendieron
a murmurar su piel


Erick Strada

13 comentarios:

Miguel dijo...

Jo Erick, es excelente... (Tan breve y tan intensa, genial.)

Calle Quimera dijo...

Tus ojos aprendieron a murmurar su piel.Y tu memoria, y tu tacto, y tu olfato, y tu gusto... La piel no se olvida.

Saludos.

Calamidad dijo...

Murmurar...estará siendo estoico?, cuidado, el tacto es menos cruel.
Y no, la paz está en el olvido, si no puede olvidarse: el destino del ahogado. Hasta la belleza pesa

Helena dijo...

Algo que nos es negado y aprendemos a poseerlo igualmente.
Muy bueno.

Un saludo.

Moony dijo...

Hola, procuraré no hacer nunca mucho ruido para no romper el ambiente de este lugar.
Acabo de leer unas cuantas cosas por consejo de Miguel, y he de decirte que, como siempre, tiene razón.
Las letras que he descubierto, bueno... son magníficas.
Y este último poema...sugiere tantas cosas...
Un saludo, me quedaré por aquí con tu permiso.

Erick Strada dijo...

Bienvenida, quédate cuanto gustes.

Chare dijo...

El tacto sigue ahí...

Los ojos deben aprender a mantener esa piel...

Un tico.

Chare dijo...

Escondió su tacto?

El tacto siempre ha estado ahí.

Otro tico Erick

Te quiero mucho.

--AnTOnY ST.eVe-- dijo...

Tacto como el gato
arañando debajo de la piel
la sobría tarde
de los murmuros...

Miguel dijo...

Este espacio creo que está esperando más letras. La sed... ya sabes, la sed.

Lo Peor del Mercado dijo...

Estupendo estallido sensorial. Felicitaciones.

Anónimo dijo...

hola compatriota que buena blog tienes me gusto este poema gran intensidad. felicitaciones

poemas: pensamientos esenciales

http://almaylatido.blogspot.com

Gustavo Tisocco dijo...

Breve, gigante, magnífico!!!!!!!!!!

Un abrazo Gus.