4.11.2007

Cuentos Infames IV

Morían en silencio de miradas
carcomidos por las águilas y el sol
hasta quebrarse la infancia
en ceremonias solemnes

Dormían sus nombres
sobre almohadas lejanas
Bebían el olvido de las sangres
y las tintas resecas

Deformaron el viento en huesos
en prisiones de voz y hierro
cual cielo
sin Dios.


Erick Strada