9.05.2009

Insanías VI



Fue un estruendo, fue el desmembramiento de los tiempos arrojados contra el ojo de un reloj de arena. Fue el constante golpear del silencio sobre una palabra que nunca supo de mí.


1 comentario:

Pistachio dijo...

Qué palabra te andaba buscando. Creo que eres tu quién ha de desmembrar las palabras para luego arrojarlas en imágenes poéticas.
Te saludo desde una noche un tanto adictiva...